El Magistrado D. Antonio Alcalá, Presidente de la Sección Sexta de la Audiencia Provincial de Málaga declara:

“Es «muy frecuente” que los hijos sufran el síndrome de alineación parental, en el que un progenitor provoca el «odio» hacia el otro.”
Más que buenas leyes hacen falta buenos jueces con sentido común.
MATUCHA GARCÍA. MÁLAGA El magistrado impartió ayer la ponencia ´Problemática en la liquidación de gananciales. Criterios aplicados por la Audiencia Provincial de Málaga´ dentro del marco de las VII Jornadas de Derecho de Familia.

-¿Cuál es la problemática en la liquidación de gananciales?
-Las sociedades gananciales son conceptualmente complejas. Presentan una naturaleza especial. Lo que se va adquiriendo durante el matrimonio es de los dos cónyuges. Primero hay que realizar un inventario, luego ver que pertenece a cada uno y a los dos -bienes privativos o gananciales-, realizar la división y repartirlo.
-¿Existen casos difíciles?
-¿Qué pasa con la licencia y la explotación de un chiringuito, de un taxi, la indemnización por una jubilación anticipada o la liquidación de un trabajo? ¿Son bienes gananciales o de esa persona? En el caso de la licencia dependerá de si se adquirió antes o después del matrimonio y en el supuesto de la jubilación sería privativo.
-¿Cuáles son las causas de desacuerdo en los divorcios?
-Lo que más se da, el denominador común, es la pugna por el piso. La vivienda familiar y el pago de los préstamos son los mayores motivos de conflicto en los casos que llegan al juzgado. No hay que olvidar que tras la separación si se compra algo antes de que se dicte sentencia sigue perteneciendo a la sociedad ganancial. Por eso se suelen dictar las medidas cautelares.
-¿Son más conflictivos estos repartos en las parejas de hecho?
-Es la misma problemática, pero son casos más agudos porque ya no se trata de bienes gananciales. Hay que realizar una división de las cosas comunes. La pareja de hecho es una comunidad de bienes, pero no una sociedad de bienes gananciales.
-¿Observa que aumentan los casos que llegan a los juzgados?
-Se ha producido un aumento de la población. Además, al principio de la Ley del Divorcio se imponía cierto control social, no estaba bien visto. Actualmente aumentan los asuntos, pero creo que son menos problemáticos.
-Los hijos serán otro de los grandes escollos de los divorcios de las parejas malagueñas, ¿no?
-De hecho es el asunto más peliagudo. Suelen ser las víctimas. Nuestra misión es velar por su bienestar. Son muy frecuentes los casos en los que el niño sufre el síndrome de alineación parental. Puede llegar a odiar al padre o a la madre por la influencia del otro progenitor. Es algo muy cruel. En algunos casos el menor ha llegado a sentir tal rechazo por el padre o la madre que no se le ha podido dar la custodia al progenitor afectado, pero tampoco al otro, ya que no se puede premiar esta actitud. Ante estas circunstancias se opta por un tercero o por dejarlo en acogida hasta que, tras trabajar con el niño, se consigue contrarrestar el efecto de rechazo.
-¿Sigue siendo habitual que los hijos se queden al cuidado de la madre?
-Cada vez se tiende menos a esto. Si es pequeño se trata de algo biológico, pero a partir de los tres años se busca al progenitor más idóneo. Lo normal es consultar al niño a partir de los siete años.
-¿Las leyes son claras?
-Sí. La ley está clara, pero surge muchísima casuística. Más que buenas leyes hacen falta buenos jueces con sentido común. Hay que pensar en el bienestar de los hijos.

http://www.laopiniondemalaga.es/secciones/noticia.jsp?pRef=2008061300_2_186089__Malaga-separaciones-parejas-hecho-casos-agudos